Cómo hacían los trabajadores del siglo XIX para no quedarse dormidos por la mañana?

Para muchos de nosotros se trata de una rutina, es que el sonido de la alarma del celular nos indica que ya ha amanecido y que una nueva jornada de trabajo comienza, pero...quién despertaba a los hombres de la época industrial para que fueran al trabajo a las 4 o 5 de la madrugada?

Hace muchos años atrás, en la época de las máquinas a vapor, en las desarrolladas urbes europeas, a penas salido el sol, un grupo de personas apodadas "Knocked up", armadas de un largo bastón y mucha paciencia, golpeteaban las puertas y ventanas de los dormilones trabajadores.

En las fábricas y minas de aquella época la jornada se iniciaba bien temprano, por eso, a las 5 de la madrugada había ya un knocked up ajuerita de la casa del trabajador. Este despertador humano podía ser hombre o mujer y no se retiraban de la puerta o ventana hasta asegurarse de dejar bien despiertos a sus victimas.


Aló! es hora de levantarse

Este grupo de personas, precursoras de la alarma del celular, podían realizar hasta 50 llamadas por cada ronda y recibían como recompensa, por parte del trabajador despertado, una que otra moneda.

Si bien a la fecha no se han encontrado registros de estos curiosos personajes en la industria minera local (en la zona de Lota y alrededores), es muy probable que de alguna manera ingeniosa, similar a esta, los obreros se hayan preocupado de mantenerse siempre presente, bien temprano, en sus puestos de trabajos.

Finalmente una pregunta; si los knocked up despertaban a los trabajadores...quien despertaba a los knocked up!?




Si te ha gustado este artículo o desconocías algo de el, te invito a que lo compartas para que así todo el mundo recuerde a estos olvidados personajes.


Artículos relacionados

>Agua va! La extraña moda de tirar la orina por la ventana

>Así vivieron los niños y las mujeres durante la Revolución Industrial

>¿Qué son? Curiosos objetos que se usaban al sur de Concepción. Seguro no adivinas

>Los animales que trabajaron con los antiguos mineros



Comentarios