1855-1890: Cuando Lota, Coronel y Arauco fueron diezmados por las epidemias


Finalizaba el siglo XIX, las ciudades mineras de Lota y Coronel aun se encontraban en fase de prueba y error; todavía no existían leyes laborales, ni habitacionales, ni de salud, ni mucho menos educacionales. Las últimas décadas de ese siglo llegaban a la zona con un grupo de mortales epidemias que rápidamente afectarían a todas las poblaciones obreras de la época...


Las primeras minas de carbón necesitaban mano de obra barata y valla que había mucha de esa en los campos de la zona. Fue así que a mediados de 1850 comenzaban a llegar a la zona oleada tras oleada de campesinos con la esperanza de trabajar en las prosperas minas de carbón. Los administradores de la época, siguiendo el ya conocido modelo industrial inglés, decidieron construír nuevas "ciudades" muy al estilo europeo, sin embargo, para 1855 este sistema mostraba claros signos de que algo no andaba bien; se construyeron habitaciones para los trabajadores, pero estas no contaban con agua potable ni electricidad, nada de ventanas y únicamente piso de tierra, las aguas servidas terminaban botadas en plenas calles y ni hablar de la basura, que muchas veces se amontonaba en las puertas de las casas.

Una década mas tarde el problema empeoraba; dónde depositar las fecas de una población obrera que cada mes crecía en número? Los alimentos que se cultivaban cerca se regaban con aguas ya contaminadas, las carnes de cordero que se vendían muchas veces se reemplazaba por carne de perro y ni hablar de la violencia contra la mujer en aquellos años, así como los casos de incesto y estupro que cada día se cometían en los hacinados barrios mineros.

Condiciones de vida en el Pabellón 83, un siglo mas tarde del desarrollo de la historia aquí narrada




.
En 1877 y 1879 las autoridades de la época declararon públicamente que en Coronel, Lota y Lebu "el estado sanitario de la población dejaba mucho que desear" (Archivo del Ministerio del Interior, vol 792. Memoria del Intendente de Concepción e Intendente de Arauco), la cosa no andaba bien; laringitis, bronquitis y neumonías, pleuresías, reumatismo articular agudo, gastritis, catarros gastrointestinales, tisis, diarreas y como no, la temida tuberculosis, que afectó hasta miembros de la familia dueña de las minas, eran pan de cada día en estas zonas.

Tenemos ahora un cuadro introductorio a lo que ocurría en aquellos años; la situación social de Lota, Coronel y la provincia de Arauco propiciaban el brote de estas enfermedades que cada año registraban un número importantes de muertes. Pero como si lo anterior no fue suficiente, cuando desapareció la viruela llegó la difteria, así lo declaró el Intendente de Arauco en 1879, sin embargo a lo largo de lo que quedaba de siglo ninguna de estas enfermedades se pudo erradicar, aunque ya para estos años Lota contaba con un hospital para atender al personal exclusivo de la empresa, no a quienes vivían en Lota Bajo, que cuento aparte, no se les permitía subir a Lota Alto.

La mas grande de las epidemias que afectó estas ciudades fue la viruela, que como lo relatan las autoridades de la época causaban estragos que dejaban una "mortandad considerable", la cual atacó Lota y Coronel en los años 1857, 1865, 1877, 1880, 1888, 1890 y 1897

"La mortalidad cobraba naturalmente su mayor número de víctimas entre los niños de 0 a 8 años. Con todo, un cálculo inicial para períodos de normalidad, es decir, sin epidemias, sitúa en alrededor del 60% la muerte de menores en el total de decesos" (La frontera carbonífera, Luís Ortega)

Lamentablemente la situación social aquí narrada tendería recién a mejorar para una parte de la población a mediados del siguiente siglo, con la implementación de leyes que resguardarían la vida del personal obrero así como de sus familias; mejorando los pabellones obreros y añadiendo departamentos exclusivos de bienestar a la administración de la empresa y construyendo edificios como el del Desayuno escolar y la famosa Gota de Leche, para ayudar a los niños mas vulnerables de la ciudad.




Si te ha gustado este artículo y has aprendido algo nuevo te invito cordialmente a que lo compartas, para que así la historia de este trozo de tierra al centro de Chile, sea conocido por toda la web :)




Puedes hablarme y seguirme tanto por Facebook como por Instagram  donde he publicado algunas historias del antiguo Hospital de la Compañía Minera

Artículos relacionados: 





Entradas populares de este blog

Así vivieron los niños y las mujeres durante la Revolución Industrial