La particular guerra entre Lota y Coronel que pocos conocen

Ya basta de rodeos, basta de mentiras, tanto Lota como Coronel se tienen sangre en el ojo hace muchos años. Todo surgió como un simple conflicto en pleno siglo XIX, pero se extendió hasta nuestros días, todo por culpa...de una mina.

Ya hemos visto que tanto los hombres como las mujeres de la zona del Carbón (Lota-Coronel-Curanilahue) tienen un carácter bien marcado, y esto no es cuestión de unos añitos atrás, sino mas bien aquello se remonta a los primeros habitantes de nuestras ciudades en pleno siglo XIX, no me crees? pues pon a prueba los genes guerreros de estos habitantes: por ejemplo, llévale la contraria a una mujer de Lota o Coronel y verás que siempre hasta el fin del Universo tendrá la razón en todo, y es mas, te debatirá con buenísimos argumentos.Este carácter bien marcado que los diferencia del resto de las personas del país, ha sido descrito por importantes escritores en todas las épocas (solo por nombrar a Oreste Plath y su Folclor del carbón, por ejemplo).

Es 1875 y en lo que hoy es el popular balneario de Playa Blanca, entre Lota y Coronel, está a punto de reventar una particular guerra. Resulta que en aquellos años los hombres de estas dos ciudades no se llevaban muy bien que digamos. Por una parte los trabajadores de los señores Rojas, los "rojinos", pertenecientes al poblado de Coronel y por otra los trabajadores del señor Cousiño, los "lotinos", ambos, como dirían mis vecinos, no se podían ni verse.

Los señores Rojas habían puesto un pique en plena playa, muy cerca de los límites del Establecimiento de Lota, lo cual no fue muy bien recibido por los industriales de esta ciudad, por eso, luego de una reunión extraordinaria, decidieron por unanimidad construir un pique de mina en la misma Playa Blanca, a un costado del que habían construido los Rojas. Este Pique se llamó Centinela y mas que servir para explotación del mineral, se utilizaba como excusa para sapear a los intrusos vecinos Coronelinos.

El Pique Centinela, a la entrada de Lota, se encontraba en el extremo sur de Playa Blanca (hoy Villa el Esfuerzo), servía mas que nada para vigilar las minas de los señores Rojas

El pique de Playa Negra, originalmente no pertenecía a la Compañía de Lota. Como este, existieron otras minas mas osadas por parte de Coronel, una de ellas se cavó en plena Playa Blanca. Al fondo de la imagen se ven los cerros de Lota Alto, desde donde se sapeaban estas minas 








.
Con gran celo se vigilaba, de una y otra parte, para impedir que el vecino, en sus labores interiores, avanzara mas allá del deslinde. Es que en la superficie todo parecía normal, pero por allá abajo la guerra la ganaba quien extrajera mas carbón y ojalá desde el territorio contrario.

Los viejos mineros participaban con gran entusiasmo en estas tareas extraordinarias de "defensa". Con una mano en un palo en caso de asalto del vecino y con la otra mano en el el pico para sacar carbón (...mal pensados). El orgullo minero en su máximo esplendor.

Antiguamente se decía que el hombre tenía dos esposas, una de ellas era la mina y estos viejos mineros la cuidaban mas que a sus propias mujeres. No dejaban que ni un solo extraño pusiera sus ojos codiciosos sobre su mina.

Cierto día los "lotinos" sintieron algo raro allá abajo, extraños ruidos provenían de la mina y no, no era el cola de flecha que andaba buscando a su víctima, eran los gritos de la mina de Lota, que estaba siendo ultrajada por los mineros de Coronel, los sinvergüenzas Rojinos! 

Un mal golpe y de pronto las galerías se comenzaron a inundar con agua del mar, lo que originó el conflicto bélico mas grande en la historia de estas precoces ciudades mineras. Aquí, sobraban los palazos en las cabezas enemigas, asi como los piedras y camotazos, es mas, las mismas autoridades permitían el empleo de sus herramientas y del tiempo en defender a sus minachas. Es la guerra de los picos y palas del siglo XIX.

Ese año de 1875 quedó registrado como el año de la "Gran Pelea", donde incluso uno de los bandos, el mas inteligente, el de Lota por supuesto (!) quemó en mas de una ocasión ají al interior de las galerías y por medio de agujeros hechos en las paredes le tiraron todo el picante humo a los trabajadores de la mina de al lado, quienes salieron huyendo de la zona hasta que se invertían los papeles.

Viejos trabajadores, a las afueras de su taller a finales del siglo XIX. Desde aquí se nota que tienen una pintacha de orgullosos, como todos en aquellos años


.
Cuando ambas labores quedaron unidas convirtiéndose por un tiempo en una sola mina, los viejujos de entonces entendieron que o trabajaban juntos en solucionar el problema, o ambos perderían a su minacha para siempre, optaron por lo primero gracias a Dios. Rápidamente, con un formidable combo del lado de Lota, el barreno fue doblado en un perfecto ángulo recto, permitiendo cerrarle el agujero a la mina y que volviera por un poco de tiempo todo a la normalidad.

Con el transcurso de los meses la lucha se mantuvo, el odio entre Lota y Coronel no logró aplacarse ni siquiera cuando el bando mas pulento, el de Lota, en un derroche de dinero, decidió adquirir casi todas las propiedades de la zona en conflicto.

Para nuestro pesar, el Pique Centinela, el de Playa Negra y otros mas, perdieron importancia en los siguientes años, claro, no pudieron competir frente a las inmensas minas del Establecimiento de Lota, que abundaban por todo el sector de Lota Alto, mucho mas cerca.

En algún punto del cambio de siglo desaparecieron para siempre aquellas minas, llevándose consigo aquellas entretenidas y curiosas historias que hoy han salido a la luz.

Los años pasaron, llegó el siglo XXI y como que aun hoy en día, como diría mi madre, nos escuece el potito cuando alguien habla mal de nuestras ciudades. El orgullo minero de nuestros antepasados vive en nosotros hoy

Estoy seguro de que si hiciera una encuesta preguntando sobre que ciudad es mas mejor, si Lota o Coronel, se armaría el medio cahuin pues cada uno defendería a morir su terruño, asi como los viejos defendían a sus minachas, nosotros hoy defendemos nuestras ciudades de igual manera. Pero como soy una persona pacífica y como ya no quiero mas guerras ni divisiones entre ambas ciudades, propongo que nos unamos en una sola ciudad y para que nadie pelee le ponemos Lota a todo.

Y tu, sabías algo de esta particular guerra entre Lota y Coronel?

Finalmente, si te ha gustado este artículo o no conocías esta historia te invito a que con un solo clic la compartas para que así todo el mundo conozca mas sobre Lota y Coronel.


Una cosa mas; recuerda que esta es mi visión de los hechos y no he querido ofender a nadie, asi que calma, probablemente tu tengas las razón en todo.


Artículos relacionados





Por Andrés Rivas @RivasRebo

Comentarios