Los animales que trabajaron con los antiguos mineros

Inicia la fiebre del carbón por todo el mundo, se cavan profundos pozos en busca del ansiado mineral, el campesino se transforma en minero y el animal, bueno el animal se transforma en su mejor aliado.

Al principio no había electricidad, no había agua potable, ni alcantarillado, no existían las maquinas para transportar objetos pesados. Las herramientas eran simples palas y picos. Es el mundo a las puertas de la Revolución Industrial, cuando antes de las maquinas estaban solo el hombre-minero y un animal, solos los dos en el cruel mundo del carbón.

Los caballos.
Antes del surgimiento de las maquinas, entre los lejanos siglos XVIII y XIX, la única manera de transportar las pesadas cargas por entre las laberínticas galerías mineras era gracias a los caballos. El minero, luego de cargar las vagonetas con el mineral, dirigía al caballo, quien tiraba por unos precarios rieles hasta la entrada de la mina.

Estos animales se consideraban de suma importancia en las obras mineras, por eso se cuidaban, alimentándolos bien y, aunque nos suene extraño, una vez al año se le entregaban "vacaciones"; se les permitían salir a la superficie, luego de casi 12 meses viviendo al fondo de la mina; el último día del año el caballo, con sus ojos vendados, salía a disfrutar del aire limpio y de los rallos del sol.

Entre 6 y 8 dias se extendían las vacaciones. Finalizado ese plazo, volvían a las jaulas hasta el fondo del pique.

Baldomero Lillo escribía; "Como todos los que se empleaban en las minas, era un animal de pequeña alzada, la piel, que antes fue suave, lustrosa y negra como el azabache, había perdido su brillo acribillada por cicatrices sin cuento. Grandes grietas y heridas en supuración señalaban el sitio de los arreos de tiro...Ventrudo, de largo cuello y huesudas ancas, no conservaba ni un resto de la gallardía y esbeltez pasadas, y las crines de la cola habían casi desaparecido arrancadas por el látigo, cuya sangrienta huella se veía aun fresca en el hundido lomo"

SubTerra. Lillo B.




Los perros
Bien atrás en la historia, cuando los viejos mineros se internaban solitarios en las oscuras minas y cuando ni aun se pensaba en la existencia de la electricidad, había siempre una grata compañía; se trata  del mejor amigo del hombre: el perro.

Los perros que se adentraban al fondo de la tierra, ahuyentaban a los ladrones que se aventuraban a robar lo extraído; espantaban también a los ratones, que acababan con la comida y como no, servían para acompañar por un turno completo a los cansados y solitarios mineros.
La creencia también señalaba que la compañía de estos canes servía para espantar a los malos espíritus, que abundaban en las minas.

La presencia de estos animales al interior de los piques, se mantuvo mas o menos hasta el cambio de siglo, cuando la electricidad vino a alumbrar los oscuros pozos mineros.



Los canarios
Seguramente conoce el dicho: lo bueno viene en frasco chico, pues bien; esta pequeñísima ave, merecedora de estas palabras, salvó miles de vidas por todo el mundo.

Tanto en las minas de carbón del Golfo de Arauco, como en el resto del mundo, el hombre introdujo en las galerías mineras a pequeñas aves enjauladas; su misión, detectar las emanaciones de gases peligrosos.

Esta minúscula ave es muy sensible a la presencia del óxido de carbono, así, mientras el ave permanecía moviéndose dentro de su jaula, el minero podía trabajar seguro. La situación cambiaba cuando el hombre se daba cuenta de que el ave se hallaba muerta: Grisu!!!! gritaban los hombres, la explosión no tardaba en llegar.
Esta ave sacrificó su vida para salvar a los hombres de una muerte segura.

La llegada de los modernos equipos detectores de gases a principios del siglo XX puso fin a la carrera a muerte de esta minúscula avecita.


Las vacas
Nunca han sido muy mencionadas en la historia industrial local, sin embargo las vacas jugaron un papel muy importante para el desarrollo de la industria.

Si en las minas laboraban caballos, canarios y perros, en la superficie, los bueyes eran los responsables de transportar pesados carros de hasta 5 toneladas por los cientos de metros de rieles que poseía la Compañía.

Desde la cancha principal de carbón, hasta el extremo del Muelle de Embarque del Mineral, las filas de vacas, dirigidas por un solo hombre, se encaminaban diariamente empujando toneladas y toneladas de carbón, carboncillo, arcilla y cobre. Acá se llamaban "bueycarril".

Tal y como en los casos anteriores, solo la modernidad obligó a reemplazar la fuerza animal por la de nuevas maquinarias.




Los ratones
Si, si, leyó bien; los ratones también se cuentan en la lista de los trabajadores animales de la antigua industria.

Alguna vez se preguntó sobre qué sucedía con los desperdicios humanos que se hacían en el fondo de las minas? pues le presento a los amigos ratones, los encargados de la primitiva sección de aseo de la Compañía, allá a mediados de 1852.

Al igual que los canarios, las ratas detectaban el aire contaminado con algunos de los explosivos y letales gases que se desprendían entre las rocas. Así, cuando se avistaban algunos ratones abandonando los pasillos, los mineros lo tomaban como una señal de que algo malo podría pasar.

Tanto importaban estos particulares amiguitos que, cuando se hacían huelgas, algunos hombres se aventuraban al fondo de las minas a alimentar a las ratas para que estas no murieran de hambre.

Oreste Plath dice: "El 28 de agosto, dia de San Agustin, fue escogido por los mineros para celebrar el dia de los ratones. Nadie trabajaba ese dia como un homenaje de gratitud hacia estos habitantes de la mina que, al decir de los mineros, anunciaban la presencia del viento negro, nombre que dan al anhídrico carbónico que siendo mas pesado que el aire, se arrastra por el suelo, afectando primero a los ratones"
Folclor del Carbón. Plath O.






Te ha parecido interesante este artículo? Apuesto a que mas de algún dato no sabías! Pues bien, te invito a que compartas esta entrada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

>Inventos Mundiales que en Chile se estrenaron primeros en Lota

>Asi vivieron los niños y las mujeres durante la Revolución Industrial

>Cronología del cierre de la Mina de Lota (a 17 años del abandono)



Comentarios